28 julio día mundial contra la Hepatitis

El día Mundial contra la Hepatitis, celebrado el 28 de julio, es una oportunidad para intensificar la lucha internacional contra la hepatitis, alentar la actuación y la participación de personas, asociados y público, y hacer hincapié en la necesidad de una mayor respuesta mundial.

Se eligió el 28 de julio por ser el día del nacimiento del Dr. Baruch Blumberg, laureado con el Premio Nobel, que descubrió el virus de la hepatitis B e inventó una prueba diagnóstica y la vacuna.

La baja cobertura de las pruebas diagnósticas y del tratamiento es el problema más importante que hay que resolver para lograr los objetivos de eliminación mundial para 2030.

Según un estudio de la Organizacón Mundial de la Salud, si se invirtieran 6000 millones de dólares anuales para erradicar la dolencia en países de pequeños y medianos ingresos, se evitaría la muerte prematura de 4,5 millones de personas hasta el año 2030

Uno de los principales problemas para afrontar la enfermedad no es tanto el cómo sino el conseguir los instrumentos necesarios para combatirla. “En la actualidad, el 80% de las personas que viven con hepatitis no tiene acceso a los servicios sanitarios básicos que necesitan para prevenirla, diagnosticarla y tratarla”, asegura el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las infecciones crónicas de la hepatitis A y B pueden ser asintomáticas durante años o decenios, pero lenta y silenciosamente dañan el hígado, y acaban por causar cáncer. Más del 60% de los casos de cáncer de hígado se deben a la detección y tratamiento tardío de esas infecciones. Dos tercios de estos casos de cáncer son causados por la hepatitis B, y un tercio por la hepatitis C.

La OMS tiene un objetivo firme: Eliminar la hepatitis.

¿Qué es la Hepatits?

Se trata de una inflamación del hígado que puede desaparecer espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis llegando a desencadenar cáncer de hígado. Esta enfermedad es vírica por lo que los virus es la causa más frecuente pero también se puede contraer debido a otras infecciones, como sustancias tóxicas (drogas o alcohol) o enfermedades autoinmunitarias.

Ahora bien, cuando hablamos de esta enfermedad debemos diferenciarla en varios tipos. Existen hasta cinco variantes. Desde la A hasta E. Las hepatitis A y E son causadas por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Sin embargo, la hepatitis B,C y D se producen por el contacto con humores corporales infectados.

Las formas más comunes de contagio de la hepatitis B,C y D se produce por la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados y en el caso de la B, también puede ser hereditario o por contacto sexual.

Estos virus se distinguen por rasgos importantes:

– Hepatitis A: Está presente en las heces y generalmente se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. La hepatitis A es la infección leve por lo que la mayoría de las personas se recuperan por completo e incluso pueden volver inmunes contra infecciones futuras.

-Hepatitis B: se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. También puede contagiarse en el momento del parto o mediante transfusiones de sangre contaminadas, así como inyecciones con instrumentos contaminados y por el consumo de drogas.

-Hepatitis C: Esta es una de las más peligrosas, además no hay vacuna contra esta variante del virus.

-Hepatitis D: Esta afección solo ocurre en personas infectadas anteriormente con la Hepatitis B. La combinación de la B y la D puede causar una afección todavía más grave por lo que es recomendable la vacuna contra la Hepatitis B.

-Hepatitis E: Este virus es una causa común de brotes epidémicos en zonas en desarrollo y cada vez está más reconocido como una causa importante de enfermedad en los países desarrollados. Existen vacunas contra la Hepatitis E, pero su distribución es escasa.

#ESFERARADIO #DREA