El hombre que venció al tiempo ya es usuario de Pensión 65

Mide un metro 30 centímetros, no sabe leer ni escribir, nunca tuvo esposa ni hijos y vive solo, en un paraje perdido del distrito de Changlla, en la provincia de Pachitea, en Huánuco. Se alimenta de lo que le brinda la naturaleza y aunque para muchos tiene grandes necesidades, para él su vida es generosa. Don Marcelino Abad Tolentino de 119 años, recibió por primera vez la subvención que da el Estado por ser usuario del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – Midis, Programa Pensión 65.

En el acto participaron la alcaldesa de Chaglla, Mercedes Tolentino; la jefa de la Unidad Territorial de Pensión 65 en Huánuco, Genoveva Janampa, así como representantes del Gobierno Regional de Huánuco, de Essalud-Pasco, de la Municipalidad Provincial de Panao y de la Municipalidad de Pachitea.

Dicen que el secreto de la longevidad es compartido por Estefa Bravo Malpartida, de 107 años de edad, otra centenaria que vive en Chaglla y es usuaria de Pensión 65 desde el 2012, quien también recibió su pensión.

“Mashito”, como lo conocen los vecinos de los distritos cercanos, donde durante años fue solo un recuerdo, no sabe de familiares ni propiedades y no ambiciona riquezas, solo quiere “dos pilas, un hacha, papas y arroz. Eso me traes”, nos dice sonriendo quien sería el hombre más longevo del país y quizá del continente.

Pero no es que a don Marcelino no le haga falta nada. Su vida trascurrió llena de carencias y necesidades. No tenía partida de nacimiento, tampoco DNI; nunca votó y no fue al colegio. No tuvo un empleo formal, un salario, ni una vivienda digna. En esas condiciones transcurrió toda su larga vida hasta el 07 de febrero pasado en que se supo de su paradero. Un adulto mayor, usuario de pensión 65, dio la voz de alerta.

POR FIN CIUDADANO

La existencia de un abuelito en una hacienda abandonada del anexo de Cormilla, en el centro poblado de Huacache, movilizó a la representante del SISFOH de la municipalidad distrital de Changlla, y ella a su vez avisó al Promotor del Programa Pensión 65 y así ambos marcharon hacia donde vivía don Marcelino.

No fue fácil pero finalmente llegaron y lo encontraron viviendo con seis gallinas, dos gallos dos perros y tres gatos, rodeado de un bosque de árboles frutales (de papaya, plátano, lima, naranjas, paltas, guayabas) y plantaciones de zapote, pituca, yuca, etc., que son regadas por un riachuelo de agua cristalina que atraviesa la zona donde vive.

Entonces se iniciaron los trámites. Primero ante el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) del distrito, el cual buscó dos testigos, Alfonso Cabello y Margarita Aguirre, ambos usuarios de Pensión 65, quienes acreditaron la identidad y la posible edad del longevo. Luego se generó la inscripción extemporánea de su partida de nacimiento, le tomaron fotografías y huellas digitales, y finalmente emitieron su DNI el 19 de febrero.

#ESFERARADIO