Coronavirus: Cifras importantes y cálculos, más allá de los modelos

El presente artículo pretende sistematizar y hacer un ensayo de cálculos aplicados al Perú en base a las estadísticas mundiales y aportes de investigadores epidemiólogos y de otras ciencias tratando de concientizar lo imperativo que resulta ahora cumplir con el aislamiento social y las medidas del gobierno peruano.

Reconociendo esfuerzos importantes de investigadores locales para proyectar las cifras oficiales sobre la epidemia, usando modelos SIR (población susceptible, infectada y recuperada) y otros modelos exponenciales que a larga deben ser tratados como curvas logísticas, a la luz de las estadísticas de Tomas Pueyo, quien recién publicó un artículo “Coronavirus: por qué tenemos que actuar ahora” se puede inferir algunos cálculo sobre la lamentable realidad peruana en medio de esta pandemia, lo cual busca sincerar las cifras más allá de los datos oficiales dada la existencia de transmisión presintomática, de un periodo relativamente extendido de infecciosidad y de un precario sistema de salud pública.

Datos y cálculos

Actualmente en base a estadísticas mundiales la tasa de mortalidad del COVID19 está en un rango del 0.3% (Ejemplo Alemania) al 8.5% (Ejemplo Italia) y esas variaciones depende fundamentalmente de la capacidad de respuesta que tenga el sistema de salud y las medidas de contención aplicadas oportunamente.

Un importante dato que sirve como pivote para las estimaciones son el número de fallecidos puesto que cada individuo tarda en promedio 17.3 días desde que se infecta hasta que fallece (dadas las condiciones agravantes que tengan). Es importante tener en cuenta que este dato pivote del modelo de análisis es el dato más real que existe, puesto que las muertes siempre son reportadas (Aun así es necesario tener los resultados de la pruebas de manera oportuna, para saber la causa de la muerte si efectivamente corresponde a un infectado con el virus en mención).
Por otro lado hay evidencia que el tiempo promedio que se duplican los infectados es de 6.2 días. Es decir basándonos en un individuo que fallece, durante los 17.3 días se multiplicaría por aproximadamente 7 [2 ^(17.3/6.2) = 7].

Veamos entonces que al considerar la tasa de mortalidad del 1.5 % y retrocediendo aproximadamente el 02 marzo (dado que los 4 fallecidos en nuestro país fueron entre 18 y 20 de marzo), por cada uno de ellos habían en realidad 67 infectados (100/1.5), es decir en total 268 infectados (67*4).
Por otro lado si la cantidad de infectados se duplica en promedio cada 6.2 días, entonces durante los 17.3 días cada uno representa hoy 21 de marzo aproximadamente 536 casos (76*2*2*2=536, esto que en el intervalo de fecha hay aproximadamente 3 tramos de 6.2 días).

Si los cuatro fallecidos son de círculos sociales distintos y no relacionados en realidad tendríamos aproximadamente 2144 casos de infectados. Considerando que exista relación o los círculos tengan alguna intersección en algunos casos la cifra se podría reducir, por ejemplo si dos de ellos tienen en común los círculos sociales de contacto físico entonces serían como si tuviéramos 3 fallecidos por lo que el cálculo podría ubicarse en 1608 casos. Las cifras oficiales actualmente indican que tenemos 318 casos, es decir las cifras oficiales reflejaría solo el 14.8% de los casos estimados como reales. Tener en cuenta según expertos en epidemiología, que en esta crisis cuando China reportaba 100 casos en realidad tenía alrededor de 1500 casos e decir las cifras oficiales era solo el 7% de los reales; esto se comprende en un país tan populoso.

Por otro lado con una R0 (tasa de contagio) estimada de 2,5 (basado en China), son diversos los expertos que predicen que entre un 20 y un 60% de la población mundial podría infectarse (lo cual significa por lo menos 0.5M de muertos).
Sin embargo, la R0 varía a lo largo de una epidemia, en respuesta a una serie de determinantes e intervenciones.

Medidas de contención y/o mitigación

Según el Instituto Global de Barcelona indica que un modelo matemático sugiere que se tendría que identificar al 80% de contactos para poder contener una epidemia que comienza con 20 casos de COVID-19, (asumiendo una R0 de 2,5), en un periodo de tres meses. Sin embargo, la contención de la COVID-19 seguramente será insuficiente a la luz de la existencia de transmisión antes de que las síntomas aparezcan en la persona infectada.

Evidencias de efectividad del distanciamiento social y cuaretena.

Dado los cálculos antes mencionados es necesario reconocer que la mayoría de países vienen implementando medidas de contención es decir, detectar y aislar los casos, identificar los contactos y ponerlos en cuarentena, así como la mitigación (es decir, ralentizar la propagación del virus en la comunidad) al mismo tiempo. En este sentido extensas investigaciones hoy pueden evidenciar que la cuarentena aunque imperfecta dependiendo del nivel cultural de la población y el control del Estado, sumado a las medidas de inmovilización social obligatoria, según apunta un artículo en The Lancet, tienen importante efectividad y los países tendrán que priorizar medidas para evitar el impacto en salud por encima del impacto económico.

Estas medidas han mostrado su efectividad en el pasado. Un estudio sobre los cierres de escuelas, cines y restaurantes durante 18 días y otras medidas de distancia social en México durante la pandemia de gripe A en 2009 lo asoció con una reducción de entre el 29% y el 37% de la tasa de transmisión de la gripe A.

Según un estudio que analizó las medidas tomadas por 17 ciudades estadounidenses durante la pandemia de 1918, las ciudades que tomaron diversas medidas de distanciamiento social en una fase temprana de la pandemia tuvieron un pico de tasa de muertes en torno a un 50% inferior que aquellas ciudades que no las implantaron y tuvieron una curva epidémica menos pronunciada. El exceso acumulado de mortalidad fue en torno a un 20% menor en las ciudades que sí tomaron medidas tempranas ya que estas decisiones no duraron más de 6 semanas.

En resumen la pandemia en cifras reportada por el Gobierno peruano estaría representando aproximadamente el 12.3% de la realidad a la que enfrentamos, por lo tanto los esfuerzos por proyectar la pandemia con las cifras oficiales solo sería proyectar los casos que se reportan en los centros hospitalarios, más que proyectar la verdadera magnitud de la pandemia, por lo que estos modelos como el SIR antes mencionado debe incorporar en sus cifras de sucesibles e infectados los aportes de Tomas Pueyo a quien hago alusión en este artículo. También se puede concluir que la cifra real en la actualidad debe estar alrededor de 2000 casos y que las medidas emergencia sanitaria, cuarentena, distanciamiento social e inmovilización social obligatoria son absolutamente necesarias y deberían ser analizadas desde ahora su posibilidad de ampliación y por nuestro lado ciudadano a SEGUIR EN CASA contribuyendo a la lucha contra la pandemia.

Por: Lindon Vela Melendez / Docente universitario de la UNPRG