“De Chachapoyas, Soy señores”

Vengo del latido del tiempo, donde las nubes se esconden ahí, allí mismo vive mi pueblo.

Donde los Ríos, valles montañas y el mismo cielo son espejos.
Soy las manos de barro del alfarero de Huancas, soy el abrigo del poncho colorado del arriero de la Jalca.

Soy el picaflor de ramas que vuela en lo alto de la montaña del Sonche, Olleros, Magdalena y también Quinjalca.

Soy la quena triste de una danza en Levanto, soy el sol en Balsas y Granada, y el verde pasto de Montevideo, Cheto y Molinopampa .

Soy agua del valle del río del Utcubamba que nace en Leymebamba, soy el frío del Mayno en una tarde de lluvia mojándome en Chuquibamba .
Soy el árbol verde y florido de Soloco y Mariscal con silencio de Asunción y un suspiro a Daguas.

Soy un 5 de setiembre, cuesta arriba del molino, con mis manos muerto de frío, buscando el sudor del campesino, el abrazo a mi papá, a mi mamá , a mis hermanos y los perros que me esperan de abrigo.
Soy el fuego del huarango del horno que quema el pan y también soy el cuero del bombo en la fiesta de un carnaval.

Soy la Fuerza de Matiaza en Higos Urco y el rugido del cerro en el Puma Urco, y también soy tan sencillo como una banca de Belén o Burgos.
Soy de donde todos hablan, de las casas blancas de Balcones y flores, de cielo Azul y aire puro. De Chachapoyas soy Señores.

Por: César Portilla / Fundador de Illarek