Elegir o descartar ¿Qué hacemos en cada elección?


Por Edgar M. Julca Chuquista /
Director del Colegio Mayor Presidente del Perú /
Vicepresidente de la Asociación de Colegios IB del Perú

La palabra “crisis” apareció nuevamente con más fuerza en la escena sudamericana, esto, luego de las turbulentas marchas, la mayoría de ellas con altas muestras de vandalismo y violencia en nuestras vecinas repúblicas de Ecuador, Bolivia y Chile, sin contar la ya conocida, extrema situación de Venezuela.

¿Hay crisis en el Perú? Seguro que la respuesta a la pregunta que planteo para muchos -quizá para todos- resultará un obvio, claro que sí. Pero lo que quiero realmente es ir más allá de lo obvio, de lo evidente, para hurgar en respuestas un poco más completas, sin ser complejas, para saber, o vislumbrar, o por lo menos soñar con alguna solución.

¿Qué tipo de crisis tenemos? Seguro estaremos tentados a decir que es una “crisis generalizada” pero una respuesta así no ayuda mucho a avizorar una solución, más bien llama a la desesperanza, al pesimismo, o lo más grave, a la mediocridad del dejarse estar; entonces ¿qué tipo de crisis es la que tenemos? ¿cuál es el origen de las complicaciones sociales, financieras, políticas actuales? creo tener una respuesta, que espero poder dar un sustento básico, en el espacio que generosamente me sede este medio, para que estés de acuerdo conmigo, al menos haré el intento.

Sustento que nuestro país y el mundo sufre una crisis extrema de liderazgo, esta se ha extendido como una lepra a las instituciones de todo tipo, incluyendo las públicas, las privadas, las religiosas. Cuando nos ponemos a pensar, por ejemplo, en el escándalo de los sobornos de los casos de mega corrupción como las de ODEBRECH, me hago una pregunta ¿dónde se generó el acto mismo? que ha generado la crisis política, levantamientos sociales, pérdidas económicas, encarcelamiento de decenas de personas, procesos a centenas, ¿dónde se generó?, en el caso de Perú, inicialmente en dos personas, una de la más alta esfera de la empresa -Jorge Barata- y por otro lado, presidentes en ejercicio o gente muy cercana a ellos.

Si uno va repasando los acontecimientos de crisis, siempre se dan primero en una acción o en una falta de acción de quienes tienen la responsabilidad de velar por el bien común, es en esa primigenia instancia en el que fallan, las perdonas investidas de autoridad; entonces podemos llegar a la conclusión que ¿son las autoridades las responsables primigenios y originadores de las grandes crisis? que con el tiempo se generalizan? La respuesta es SI y NO.

Si, porque son los responsables directos de la acción e inacción; NO, porque ellos vienen de un hogar, de una escuela, de una universidad, de un barrio, de una comunidad ¿en dónde se engendró el germen? ¿Cuál es entonces la ruta de la salida a la crisis? Es el desarrollo personal de los niños y jóvenes del país, por ello sustento aquí que, si queremos tener una sociedad diferente a la que hoy hemos construido de la que sin duda nos sentimos frustrados, -siendo incluso parte de ella- es apostar por las escuelas por la formación adecuada de los niños de la primaria y al secundaria, con un plan de estudio que tenga en cuenta realidad nacional, que tenga en cuenta responsabilidad social y mucha, mucha investigación de temas sociales.

Solo así podemos aspirar realmente a que, en unos 15 a 20 años, tengamos que realmente elegir, pues en nuestra situación actual, no ejercemos el derecho a elegir, sino a descartar, es por eso, por lo que necesitamos en nuestras opciones, tener a gente que por lo menos tenga claro, que hemos fracasado como sociedad, hemos sido parte del origen de esta crisis. Pero hay algo grandioso, también podemos hacer germinar inicio de la gran solución.

No olvides eso el 26 de enero -elecciones congresales- cuando tengas que “descartar”, que no te llamen la atención los anuncios, los afiches, las luces, los mítines, las grandes sonrisas, las pequeñas dádivas, el que sea tu familia, tu paisano. No, esto es serio,  comencemos por aprender a descartar, quizá pronto podamos tener el placer de elegir. Te doy tres preguntas para ese ejercicio de descarte, apúntalo en un cuadernito, para que no se te vaya.

¿Ya estuvo en política antes? Descártalo, ¡en serio!

¿Es el que más propaganda tiene, llena canales, radios, periódicos? Descartado. Ya sabes, tiene que luego “recuperarlo”

¿Viene con mensajes que la derecha es buena y la izquierda mala; o que la derecha es mala y la izquierda es buena? Recontra descartado, discursos de odio, de extremismos, de fundamentalismos sin fundamento, nunca llevan a nada bueno.

Si pasaron el filtro de estas preguntas, puedes comenzar a escuchar, tendrás suerte si tienes uno o dos, entonces haz una oración o evoca un rezo y marca poniendo su número, quien sabe sea uno de los que comience a hacer germinar la gran solución.

Hasta la siguiente entrega.

#ESFERARADIO