“La peor experiencia, la mejor maestra”

Existen días en las que la flojera probablemente sobrepase a tu capacidad de pensar y hacer las cosas bien. Y por flojera, dejas de hacer las cosas después de haber estado demostrando que tú sí eres capaz de hacer las cosas con excelencia.

Leyendo un artículo titulado: “La pereza de pensar” del Psicólogo Rafael León Hernández, me doy cuenta, que muchas veces nos dejamos llevar por la pereza dejando de cumplir nuestra misión con autenticidad; y como dice él: “Inventamos excusas burdas para no darnos por aludidos, mencionando frases como: “nadie me dijo que no se podía”, “toda la vida lo he hecho así”, “es pura coincidencia”; y, ciertamente, debo reconocer que nos conlleva a la mediocridad; puesto que, luego hacemos las cosas por hacer, hasta que, llegas a tener una experiencia que te marque para siempre.

No suele ser el caso mío, pero me pasó algo ayer, que me ha tenido el día con sabor a aceitunas; disculpen la comparación, pero las aceitunas no son mis favoritas. Es decir, el resto del día, e incluso hoy, me he sentido alicaído con esta experiencia.

Si estás acostumbrado a hacer las cosas bien, y por esta vez, haces las cosas como lo hace el común de las personas, a medias, o simplemente por cumplir; ciertamente, luego de ser descubierta, te sentirás muy mal si es que no es lo tuyo: hacer las cosas por hacer.

Engañar, mentir, tratar de pasar por agua tibia nuestras responsabilidades, no favorece a nuestro crecimiento personal y todo esto se origina por querer hacer las cosas de la manera más fácil y rápida; por la pereza de pensar y hacer las cosas por cumplir.

Me decía alguien: “no hay causa más digna que realizar una tarea bien hecha”. No dejemos de lado el contrato social, los valores y los principios universales que requieren de esfuerzo, madurez y un auténtico ejercicio de la razón, como nos lo dice Rafael León Hernández.

Si te ha pasado algo que fue para ti la peor experiencia, pues entonces aprende de ello. Yo, hoy aprendí una lección, pues las peores experiencias, son las mejores maestras. Digamos no a la flojera y a la pereza de pensar. Por flojera haces documentos mal hechos, por flojera y pereza de pensar dejas que otros hagan lo que tú puedes hacerlo, por flojera dejas para mañana lo que puedes hacer hoy y llegada la hora, lo haces por cumplir o ya no cumples con lo que debes de hacer.

Yo sé que en muchas ocasiones estamos aglomerados de cosas que hacer, por tu misma naturaleza de querer superarte e innovar; y probablemente en lo más sencillo, te hayas descuidado un poco; entonces es momento de renovarse, tomar un descanso y seguir. Después de cada acción ejecutada y de cada tramo del camino, nos tenemos que detener y rendir cuenta de lo realizado, para percatarnos de que probablemente algo no hayamos hecho bien y la podamos corregir, para de esta manera continuar con más ahínco, con más optimismo, con más integridad, con más humildad y con la frente en alto.

Finalmente, quiero agradecer a las personas que inconscientemente, nos dan una gran lección, de ello aprendemos y si lo sabemos valorar, nos empuja con más fuerza a perseverar en las cosas buenas, en las cosas bien hechas.
Albert Einstein decía: La vida es como una bicicleta. Para mantener el equilibrio tienes que seguir adelante; si cometiste un error, corrígelo, soluciónalo, y paga las consecuencias de ello; pero no te detengas, tienes que seguir.
Sí puedes llegar al lugar al que te has propuesto llegar. Aprendamos también de los errores de otros. Groucho Marx decía: “Nunca vivirás lo suficiente como para cometer todos los errores tú mismo, aprende de los errores de otros”.
Los momentos de dificultades son oportunidades para mejorar como personas, profesionales, padres, ciudadanos, hijos, seres humanos y somos cada uno de nosotros los protagonistas en dichos sucesos. Cuando reconozcamos nuestros propios errores saldremos victoriosos de las dificultades y ese error se convierte en luz, y entonces estamos listos para seguir avanzando…pues puede ser que la peor experiencia, sea la mejor maestra …

Por: Prof. José Luis Arista Tejada.