Los GRANDES líderes, tienen algo en común

Por Edgar M. Julca Chuquista *

Se acerca un estudiante de la promoción de la institución donde laboro y me dice: Director, esta semana hemos tenido varias personas hablándonos en el plan de mentoringque se ha organizado, todos deslumbran, hablan bonito, cuentan historias geniales, ¿cómo puedo conocer a quienes además de expresarse muy bien, son GRANDES LÍDERES o prospectos de ello?

Una pregunta muy difícil de responder, más aún hoy, cuando los medios, en las calles, en todas las redes sociales, pululan personas que se expresan con soltura, con naturalidad, y hasta con aires de sapiencia, exhibiendo un gran símbolo, un gran número en el pecho y una inmensa sonrisa. Como dilucidar si estamos ante un gran líder, ante alguien que entiendo el contexto, que conoce y sabrá formular ideas creativas, pero sustentadas de como mejorar algún aspecto del país, entonces recuerdo a Jim Rohn, que el líder, el visionario, el de palabras y de acción es un indagador, un investigador conspicuo.

Todos los grandes líderes leen, le respondí, aunque no todos los que leen son grandes líderes, no podemos concebir un gran líder, transformacional, que no tenga un artículo, un libro, una revista a la mano, leyendo con avidez y poniendo en práctica o compartiendo lo que aprendiendo, no estoy hablando de leer el periódico cada mañana tomando el desayuno, estoy hablando de ¡devorar conocimiento!

El 35% de los peruanos asegura leer; sin embargo, según la Dirección del Libro y Lectura del Ministerio de Cultura, el peruano promedio lee menos de un libro al año. Se calcula que realmente un peruano lee 0.86 de un libro en doce meses.

Los directores ejecutivos de las grandes corporaciones leen en promedio lee de entre cuatro a cinco libros al mes, al mes, es decir 3600% más que el peruano promedio, se sabía que algunos de los líderes más exitosos a lo largo de la historia leían un libro todos los días. Se rumoreaba que Teddy Roosevelt leía dos libros al día. Abraham Lincoln solo tuvo un año de educación formal, pero acreditó su apetito por leer con su éxito.

Aquí está la conclusión: si eres un líder y no un lector ávido, estás detrás, los estudios muy serios, muestran que es probable que los lectores activos tengan ingresos anuales cinco veces mayores de quienes dicen leer, pero solo hojean las revistas de deportes y espectáculos.

¿Captaste? Para ser una persona exitosa y convertirte en un líder y luego en un gran líder, es absolutamente necesario ser un gran lector. Seguro dirás como mis hijos cuando no les queda claro algo, ¿por qué?, pues aquí dos principales razones:

1. Es fundamental para el desarrollo personal. Me encanta esta cita del Dr. Seuss: “Cuantas más leas, más cosas sabrás. Cuanto más aprendas, a más lugares irás, a más gente conocerás, sueños más grandes soñarás, otras ideas llegarán”.

Los grandes líderes son como aspiradoras cuando se trata de la adquirir nuevos conocimientos, el desarrollo de nuevas habilidades y el refinamiento constante de las competencias existentes. Los grandes líderes y los que están en franco desarrollo y que conozco, que sigo, que leo, son lectores prolíficos y con ánimo inagotable.

2. La lectura es el camino hacia el aprendizaje. John Maxwell lo expresa así: “El día que deje de leer, el día que deje de aprender, ese es el día que deje de liderar y probablemente el día que deje de respirar “. Un líder que no tiene una postura de aprendizaje está en declive. ¿Cómo puede esperar hacer crecer una organización si no está creciendo usted mismo?

En el campo del aprendizaje, he visto claramente a tres tipos de personas:

  • aquellos que constantemente buscan adquirir conocimiento,
  • aquellos que piensan que ya lo saben todo, y
  • los que no les importa saber.

Lo que distingue a los miembros de un grupo de los demás rara vez tiene algo que ver con el intelecto, la riqueza, el pedigrí social, la posición profesional u otras actividades similares, tiene todo que ver con el deseo y la pasión por el aprendizaje.

Por lo tanto, si deseamos tener representantes de nuestras regiones, que sean líderes, que conozcan su campo, que generen desarrollo, que propongan y apoye nuevas leyes, preguntemos, que libros está leyendo, de que autor, de que año es la edición, cuanto leyó en el último mes, quizá nos pueda a ayudar a elegir a personas idóneas.

Finalmente, y esto es para todos, no solo para los candidatos; la pregunta no es si deberías estar leyendo, sino más bien qué deberías estar leyendo.

Los líderes son lectores. Es lo único que todos los grandes líderes tienen en común, y no es demasiado tarde para unirse a sus filas. Si terminaste de leer este artículo es un buen inicio, pero continúa ¡Toma un libro y continúa la racha!

Hasta nuestro siguiente encuentro.

*El autor es Director del Colegio Mayor, Coach en finanzas personales y liderazgo, Director Ejecutivo de Escuela de Líderes. Contactos para conferencias sobre educación financiera y liderazgo [email protected]

#ESFERARADIO