¿Sabes por qué Dios no le permitió hablar a los perros?

¡Seamos más perros cada día!

Para enseñarnos que el amor, la fidelidad y lealtad se demuestran con acciones y no con palabras”

¡Eres otro perro que habla!

De esta manera fue como me calificó hace un par de semanas un Señor luego de leer una publicación que escribí sobre la coyuntura actual de nuestro país. Fue aquello que me animó a compartir algo que tenía guardado en mí desde hace mucho tiempo sobre quizás el ser más fiel y leal que acompaña al ser humano en su vida.

“En una ocasión iba yo de peón a cosechar papas en un lugar cercano al cerro Puma Urco. Durante el camino un familiar me iba contando que estaba muy triste ya que vivía solo en aquel lugar y quien lo acompañaba siempre era un pequeño perrito que hace tres días había desaparecido. Por ello estaba muy afectado.

Él se imaginaba tantas cosas que posiblemente había poderle sucedido al pobre animalito. Cuando estábamos a punto de llegar a la entrada de la chacra algo nos paralizó completamente, a unos metros de nosotros estaba el cuerpecito del pequeño animal que reaccionó embravecido con las pocas fuerzas que le quedaban. ¿Y a quien o a qué protegía? pues tan sólo a una chompa que en un momento de descuido se le había caído a su dueño cuando iba montado en un caballo y lo llevaba amarrado a la cintura.

Ambos nos quedamos estupefactos mirando aquel maravilloso ser, sorprendidos también por la lección de fidelidad de la cual estábamos siendo testigos puesto que eran tres días que este animalito llevaba protegiendo la prenda de vestir de su dueño. Imaginarán ustedes como fue el reencuentro de aquel hombre con su mascota. Una escena muy conmovedora que no olvidaré jamás.

Así como ello, día a día se escriben en las páginas de nuestra vida historias y anécdotas sobre este animal que en algunas oportunidades pasan a ser verdaderas lecciones de vida para los que nos gusta reflexionar y aprender de todas las circunstancias que pasamos para mejorar nuestras relaciones con los demás y en general sobre nuestra vida. Como por ejemplo cuando alguien dice:
“La manera más fácil conocer el corazón de las personas consiste simplemente en observar como trata a su perro” Aquello es muy cierto pues las condiciones físicas de aquel animal reflejan a exactitud, que tipo de dueño tiene. Por otro lado, el comportamiento de esta leal mascota refleja la personalidad de sus dueños. ¿Usted qué opina?

Escuché decir también a un amigo entren bromas “QUISIERA SER PERRO AL MOMENTO DE TRABAJAR, PERO NO EN LA HORA DE COMER” Hasta ahora no tengo clara esta situación.

Mi abuela decía “EL BUEN PERRO SIENTE EL MOMENTO QUE VA A MORIR Y QUIERE TANTO A SU DUEÑO QUE POR NO VERLO SUFRIR SE VA MUY LEJOS O A UN LUGAR DONDE NUNCA NADIE VA A ENCONTRAR SU CUERPO, DE TAL MODO QUE SIEMPRE LO RECUERDEN COMO FUE EN VIDA” Yo quiero hacer lo mismo cuando llegue la hora de dejar este mundo.

Dicen también que “LOS PERROS DETECTAN MUY FÁCILMENTE A LAS PERSONAS DE MAL CORAZÓN” Al parecer es cierto pues tienen capacidades y una sensibilidad única para percibir no solamente olores, sino también sentimientos que las personas tenemos aparentemente muy bien escondidos. Así que cuidado con quererle mentir a un perro. Ellos no hablan pero expresan la pura verdad en su mirada y en su corazón, es decir “PERRO QUE LADRA, NO MUERDE Y SÍ TE MORDIÓ SACA TUS CONCLUSIONES Y CAMBIA TU MODO DE ACTUAR Y SENTIR, SÉ UNA MEJOR PERSONA”

Por último, a veces basándose en no sé qué, nos comparan a los varones y por su puesto también a las mujeres con los perros, o petras aduciendo quizás con despecho u odio que la infidelidad a la pareja es sinónimo de “SER PERRO, O PERRA” No estoy de acuerdo pues como sabemos la gran mayoría de animales y específicamente los perros tienen una época de celo en la cual las hembras expulsan en el ambiente ciertas sustancias que son detectados por los machos y es por ello que muchos ejemplares acuden al llamado y de este modo darse la procreación y perpetuidad de la especie.

A diferencia de estos seres inocentes las personas al parecer no tenemos épocas definidas de fertilidad o no las queremos asumir puesto que siempre según nuestras hormonas sexuales estamos aptos para procrear sin control, cuantas veces sea posible y no importa con quién o quiénes. Ahí es donde entra a tallar el raciocinio que según las leyes humanas nos diferencia de los animales pero que sin embargo no todos sabemos hacer uso de esa capacidad o simplemente no lo queremos hacer. Así que damas y caballeros no comparen más por favor a sus parejas con los perros o perras. Un poco más de respeto por favor con este tan noble y fiel animalito de Dios.

Hay muchas cosas más que podemos decir de nuestros perros. Yo sé que usted tiene una historia. Ojalá que nos sirva entonces estas experiencias para ser cada vez seres mejores que los animales o mejor quizás yo podría decir: “SÍ QUEREMOS UN MUNDO MEJOR SEAMOS MÁS PERROS CADA DÍA, SEAMOS MÁS FIELES Y LEALES CON NOSOTROS MISMOS Y CON TODO EL MUNDO”

Por: Prof. Lino Sonders Rojas Mori