Vamos a votar este 26 de enero

Estamos muy cerca de la elección congresal, proceso que por primera vez en la historia del Perú se desarrolla al margen de la elección presidencial, y que se da en estas circunstancias, a consecuencia de la disolución parlamentaria del 30 de setiembre pasado, medida que recientemente fuera declarado en sentencia del Tribunal Constitucional como una medida legal y ajustada a la constitución y que deja sin piso a quienes argumentaron que fue una medida ilegal, anticonstitucional y dictatorial, fueron estos los mismos que durante tres años se dedicaron a petardear la vida democrática del país, los mismos que desde el Congreso de la República se dedicaron a hacer loobis a favor de la gran minería y de la minería informal y las grandes empresas nacionales y transnacionales, son los mismos que se dedicaron a blindar a cuánto delincuente les daba su voto en el Congreso como el general “gasolina” Donayre o a blindar y proteger a los cuellos blancos del puerto, o a Chávarri, ex fiscal de la nación y lamentablemente aún fiscal supremo, estos fueron los mismos que juramentaron a la mis Bagua como presidenta temporal (figura ilegal e inexistente en la constitución) estos mismos políticos corruptos hoy pretenden volver al Congreso de nuestra República

Es nuestro deber este 26 de enero ejercer nuestro derecho ciudadano y elegir a los nuevos congresistas para culminar el periodo 2016 – 2021, es decir congresistas que solo estarán en el parlamento un año y cuatro meses, en nuestras manos tenemos la oportunidad de elegir con sabiduría y responsabilidad, se dice que el congreso es el reflejo de los ciudadanos de un país, es por ello que sostenemos que lo que hay no es una crisis de apatía electoral, es una crisis de identidad ciudadana y que tenemos el deber y el derecho de romper está apatía, de elegir con sabiduría y responsabilidad y para ello tenemos que dar nuestro voto a quien nos represente, a quien lleve nuestra voz y nuestro sentimiento al congreso de la república, no a quien hablé mejor o mienta más.

De nosotros depende el progreso y desarrollo del Perú.

Por: Pedro Bustamante