Yo quiero ser congresista por Amazonas

De entrada claro está que importa demasiado que los candidatos sean gente de primera, en valores, con experiencia gubernamental o en la actividad privada y sobre todo que entiendan, sientan y comprendan que es y para que sirve la política, la democracia y la economía, por lo menos!; por ello considero que para formar parte del Congreso y estar en política, pues a la política no se entra sino se está, supongo yo que será importante haber leído por los menos a Hayek y su “camino de servidumbre” y la “fatal ignorancia”; a Popper y sus ensayos contra el historicismo y el utopismo; Revel y su “estado megalómano”; Aron y su pensamiento sobre la democracia y la libertad; como no a los economista Friedman, Mises; a los libertarios Hume, Locke, Tocqueville y Stuart Mill, etc etc.

Saber que significa la extensamente citada “Justicia Social” (que no es lo que muchos piensan), el populismo, el socialismo del siglo XXI y el foro del Sao Paolo, la agenda de la teoría de la dependencia de CEPAL, que hay detrás de los ambientalismos, si es lo mismo capitalismo que mercantilismo, si han leído y releído nuestra constitución, si dirán no cuando la gente considera que es sí, que es el progresismo (izquierda) en América Latina, si serán los “buenismos” y “políticamente correctos” y “populistas” los que gobiernan bien y mejor, si alguna vez han estudiado, entendido y aplicado el derecho administrativo antes de saber que lo que aplicarán en el Congreso será el derecho parlamentario; si han evaluado después de haber estudiado que es la igualdad de género, si están o no a favor del matrimonio homosexual o unión civil, la eutanasia, que el voto sea voluntario, que el concepto de licencia social de proyectos no existe en el ordenamiento jurídico, que si es conveniente la reelección o no, sobre si las políticas anticonceptivas deben ser políticas de estado, si están dispuestos a fiscalizar a aquellos que en su trabajo para el estado , trabajan en sus actividades privadas; que toda hiperregulación trae corrupción (Invierte pe, Contrataciones, etc), que a la Contraloría nadie fiscaliza, casi como sucede en el sistema de justicia.

Queremos seguridad ciudadana, pero los serenos no son autoridades y la PNP no se capacita lo suficiente, hablemos del aborto, discutamos sobre la liberación de algunas drogas en medicina, no sean fingidos al hablar de los transgénicos, son pocos de la clase política que quieren una verdadera reforma política y judicial, el sistema de salud no funciona, pues hay más administrativos que asistenciales, tal como ocurre en todos los sectores; las políticas de igualdad de género tienen una base en la ONU, que a su vez tiene sus intereses en el progresismo , pero nadie lo dice pues no es “políticamente correcto”; las barreras burocráticas están allí haciendo un estado panzón e ineficiente, hay muchos regímenes laborales, muchos de ellos se sostienen por los gobiernos populistas de turno, hay tantos planes que yo mismo no he podido leer todos, lo requisitos para ser regidores y consejeros dejan mucho que desear, cuando tienen la gran responsabilidad de legislar y fiscalizar, pero nunca antes hicieron una simple acta; hablemos del ambiente y los ambientalistas verdes radicales, de los fracasos de la economía y sus beneficios en los países por la corrupción, que es el lema justamente de los corruptos, discutamos sobre la igualdad y los igualitarismos y veremos qué pasa, son estos y muchos temas que revientan las venas de nuestra población no como lo decía Galeano, pues se equivocó, ya que no sabía de economía pero es la biblia de los revolucionarios jóvenes americanos, y claro cuando casi nadie lee, cualquier libro puede encender oscuridades intelectuales.

Que en los sectores no se cumplen las políticas anticorrupción, ni la inclusión ni la igualdad de oportunidades.

Que tener convicciones y un pensamiento formado o en formación permanente dista de saltar de un partido político a otro, sólo para llegar a ser Congresista, sin entender que es la política, para que sirve y para que no, que sistema sociopolítico es conveniente, que modelo económico es el mal menor en base a las evidencias.

Si yo quiero ser congresista, diré que me gusta bailar, viajar, que aveces bebo cerveza, que he cometido muchos errores, torpezas y desaciertos, que he competido y he perdido pero también he ganado, que nunca seré de izquierda, que no suelo sonrreir para las fotos, que soy franco y directo y jamás permito el abuso, que odio a los acosadores y cobardes, que creo en la verdad en la tierra, que no todos son corruptos, que aún hay gente joven con esperanza y con buenos actos, que me gusta la política, amo la lectura y no lo oculto, que aprendo siempre y no soy “politicamente correcto”, no soy santo pero tampoco el diablo calato.

Que saber escuchar y comprender no es lo mismo que hablar lo que esperan escuchar, de esos “congresistas” hemos tenido siempre.

Si voy a sostener mi pensamiento, mi posición, que voy a defender un modelo liberal y que por delante estará la libertad de cada peruano para ser cada día mejor, entonces Yo quiero ser congresista; si me invitan de los partidos de izquierda diría gracias, lo respeto pero no podría por mis convicciones. Y como todo esto no ocurrirá, porque es una quimera, lo cierto es que en estos meses se escuchará a varios decir: “Yo quiero ser Congresista” y repetirán la agenda de los periódicos, del Facebook, de los periódicos y radios chicha, de muchos periodistas o autodenominados “luchadores sociales” que no ejercen periodismo sino la venta de su voz, de la información falsa, de los reportajes comprados, de las entrevistas arregladas. Por eso así, en esas condiciones, no quiero yo tampoco ser congresista.

Si estas de acuerdo te pido que puedas compartir esta publicación para que nos escuchen los candidatos, los jóvenes que tuersen la mirada frente a los políticos, los partidos políticos que improvisan con sus “mejores cuadros” reciclados, la clase política que cree que todos somos cojudos.

Gracias , por tu tiempo.

Por: Carlos Canelo