ATSA: vuelos costosos para un Amazonas pobre

1 AVION ATSAPara los amazonenses el vuelo 222 de TANS Perú del 9 de enero de 2003, vuelo comercial desde Lima a Chachapoyas, no solo significó la irreparable pérdida de 46 pasajeros, la gran mayoría paisanos y hermanos nuestros; sino también, significó el aislamiento por más de 14 años de vuelos comerciales desde la ciudad de Lima hacia Chachapoyas y viceversa.

Siendo nosotros una región fronteriza y con alto potencial turístico y agropecuario, no es posible tanto castigo por parte del Estado y las empresas aéreas por no poder contar siquiera con un vuelo comercial a la semana desde Lima y hacia Lima.
Hace meses atrás, Cajamarca acaba de convertirse en el único departamento del país que cuenta con dos aeropuertos en funcionamiento: Cajamarca y Jaén. Ésta última ciudad para atender la demanda de pasajeros no solamente de Jaén y alrededores, sino también de los pueblos del nororiente que corresponde a la Región Amazonas. Y vaya que la empresa chilena LATAM, logró acertar en dicha “jugada comercial”, porque casi la mitad de pasajeros de los vuelos diarios Lima-Jaén y viceversa, vienen y van hacia Amazonas entre ciudadanos amazonenses y turistas.

Tarapoto es el otro destino aeroportuario que utilizan los amazonenses para llegar a sus ciudades y pueblos. ¡Que envidia sana!, Tarapoto cuenta con aproximadamente 12 vuelos diarios de empresas como LATAM, Peruvian Airlines, Iberia, Star Perú, Viva Airlines, etc. ¿Cuál es el atractivo de la Región San Martín para tener esos vuelos diarios? Fácil, los políticos y empresarios sanmartinenses lograron durante estos últimos 20 años posicionar a San Martín como un eje nororiental turístico, cultural, socioeconómico, agropecuario, agroexportador, educativo; hicieron POLÍTICA y GESTIÓN, para implementar infraestructura vial, comercial, social, aeroportuaria; hicieron crecer y desarrollar a San Martín. ¡Crearon demanda para posesionarse con varios vuelos comerciales diarios!

Antítesis a ese despegue sanmartinense es lo que ha venido sucediendo en nuestro Amazonas, hace 20 años estábamos entre los 10 departamentos más pobres del país y contrario en crecer y desarrollarnos, hoy Amazonas está entre los primeros más pobres. ¡Ahí la gran diferencia! Que hicieron nuestras autoridades y empresarios para revertir esta situación, muy poco o casi nada. Un indicador de ello, es no tener un vuelo comercial sostenible desde Lima y hacia Lima.

Con alegría y pomposidad, inclusive con innumerables ceremonias de inauguraciones de vuelos comerciales Lima-Chachapoyas-Lima, y con presencia de autoridades orondas e inflando el pecho, parece que se hará realidad los ansiados vuelos a la capital Lima en pequeños aviones de 19 pasajeros y que, de acuerdo a la demanda de pasajeros, la Empresa ATSA implementará aviones de 50 pasajeros.

Es un buen comienzo, un primer esfuerzo, pero cuando uno revisa los precios de los vuelos se choca con una realidad difícil de comprender: 250 dólares un pasaje de ida y vuelta, que en moneda nacional representa 814 soles, no es un costo “accesible y equitativo” para una región que se ubica entre las tres más pobres del país, una región que cuenta con las más altas tasas de desnutrición, anemia y portadores de Sida en Condorcanqui. No es un precio “Justo y Solidario”, sabiendo que más del 50% de nuestra población vive en zonas rurales, alimentándose de su producción agrícola y que diariamente tiene ganancias por debajo de los 5 soles.

Acaso las autoridades que envalentados y sobones se ponen adelante, en la “mesa principal” de los actos de vuelos inaugurales; no informaron a la Empresa ATSA que somos un departamento pobre, que nos trasladamos en ómnibus de GH o Móvil a duras penas pagando 120 soles para viajar desde y hacia Lima. Que pasa con la Empresa ATSA, no realizó un estudio previo de mercado para analizar el poder económico adquisitivo que tiene el ciudadano amazonense, o solo ese estudio se hizo en favor de los que si podrían pagar ese costo de los vuelos: los turistas extranjeros y los funcionarios (con nuestra plata, con plata del Estado).

No se ponen a pensar que desde Jaén o Tarapoto uno puede conseguir pasajes aéreos por debajo de los 80 dólares que sumando los gastos de traslado de un ciudadano amazonense de sus pueblos hacia estos aeropuertos el costo es muchísimo menos que esta escalofriante cifra de 250 dólares, que en algunos vuelos, incluyendo impuestos de ley aeroportuaria suma un total de 280 dólares que se tiene que pagar para un vuelo comercial en Amazonas.

Revisando la página web solo de la Empresa LATAM, observo que con el costo de 250 dólares Lima-Chachapoyas-Lima, una persona puede realizar un viaje (ida y vuelta) hacia Guayaquil, La Paz, Santiago, Santa Cruz, Bogotá gastando mucho menos que este monto. Y si usted ajusta 10 o 20 dólares más al costo del vuelo hacia Chachapoyas, estaría viajando a ciudades como Buenos Aires, Quito, Panamá, etc. Eso que no he revisado los precios de oferta que hay hacia los países sudamericanos, que resultarían menos costosos que un viaje de y hacia Chachapoyas con esos 250 dólares.

Sin duda, es una “cachetada a la pobreza amazonense” los costos que viene promocionando el Gobierno Nacional, Regional y esta Empresa ATSA. Por eso me preocupa la sostenibilidad de los vuelos de y hacia Amazonas en un futuro próximo, porque creo que las gestiones del Gobierno Regional y los vuelos comerciales de ATSA hacia y desde Chachapoyas van a resultar un fracaso si no sinceran los costos a nuestra realidad, salvo que solo viajen los funcionarios y turistas extranjeros. Mientras tanto el poblador amazonense, el ciudadano de arriba y de abajo; el de Cruz Pata, de El Cenepa, Pisuquia, Sonche, Imaza, Santa Catalina, Chuquibamba; los pobladores de estos distritos pobres seguirán reuniendo su dinero para viajar vía terrestre o hacer uso de los aeropuertos de Jaén o Tarapoto.

¡MAYOR COMPRENSIÓN Y ANÁLISIS DE NUESTRA REALIDAD SEÑORES DEL GOBIERNO REGIONAL Y EMPRESA ATSA!