El baguazo: 9 años después.

El baguazo fue la lucha de un pueblo indígena contra el sistema imperante, ¿Qué cambió después de 9 años? Nada.

Nosotros, los amazonenses, seguimos protestando desde nuestras trincheras, pero los gobiernos nacionales y regionales siguen manteniendo a uno de sus distritos, El Cenepa, entre los más pobres del país, con una Región Amazonas entre los 3 más pobres del Perú, con niños awajun por encima del 50% de anemia, con índices preocupantes de inseguridad alimentaria, desnutrición y casos crecientes de sida y violaciones contra escolares indígenas.

Seguimos después de 9 años siendo una de las regiones menos competitivas del país y entre las regiones con los peores indicadores de desarrollo y crecimiento. Seguimos contaminando sus bosques y ríos con derrames de petróleo y minería informal, seguimos «achacandolos» por los mismos medios amazonenses que estos hombres y mujeres awajun tienen la «vocación» de tomar rehenes, cuando en realidad protestan contra este sistema decrepito para la mayoría del pueblo y beneficioso para la minoría con poder.

Después de 9 años nuestras víctimas del baguazo, los pueblos originarios de Amazonas, siguen igual o quizás peor, sufriendo y luchando por poder vivir armoniosamente en sus tierras contra un Estado que los invisibiliza y los continúa manteniendo como poblaciones de “segunda categoría”.

En realidad, después de 9 años, nada ha cambiado, la sangre de pobreza y exclusión de nuestros amazonenses indígenas, sigue discurriendo lentamente por el Utcubamba y el Marañón.

Por: Elmer Antonio Torrejón Pizarro