Los más pobres del país y Amazonas

Por: Elmer Antonio Torrejón Pizarro

A pesar que en el 2018 la pobreza disminuyó en un poco más que un punto porcentual según el INEI, las poblaciones más pobres del país se encuentran en dónde la lengua materna sigue siendo el quechua, aymara o lenguas amazónicas; poblaciones con el 32,4% de pobreza. Amazonas cuenta con una de las más numerosas poblaciones indígenas amazónicas: los Awajun.

La pobreza 2018 revela que Cajamarca sigue siendo el departamento más pobre del país, y nuestro Amazonas, continúa en el segundo grupo de departamentos más pobres con un porcentaje de pobreza que fluctúa entre el 32,9% y 36,2%.

Una tarea pendiente sigue siendo la pobreza en Amazonas, una tarea pendiente que los gobiernos regionales de turno no han sabido darle solución. Más aun cuando las cifras nos indican que los mayores pobres se encuentran en nuestras comunidades rurales (andinas y amazónicas) dónde tienen como idioma uno diferente al castellano.

Por tanto, en Amazonas es imprescindible fortalecer las instituciones regionales y locales, para elaborar políticas regionales que puedan hacer frente a la pobreza rural, a la pobreza de nuestros pueblos Awajun-Wampis y campesinos.

Son ya 100 días de gestión transcurridos para la nueva gestión regional y municipalidades, y ahora toca conocer cuáles son los planes y hojas de ruta para el desarrollo de la región y sus pueblos. Una región se gobierna con un plan de gestión estructurado y organizado, viabilizado políticamente por un conjunto de acciones que tienen que ser “aterrizados” por una maquinaria de técnicos/funcionarios idóneos y expertos en el sector que se les ha encargado.

Estos 100 días ha sido marcado por la necesidad urgente de que el actual Gobernador sea visto por los ciudadanos como un estadista regional, se lo eligió para gobernar una región, para fortalecer las instituciones. Desde el sillón regional se está para debatir, analizar y proponer políticas, planes, estrategias y proyectos para el desarrollo regional. El Gobernador está para “dar la cara” ante los problemas y buscar sus soluciones, no está usted para evadirlos; no es bueno eso para Amazonas.

Es de suma necesidad que el equipo de funcionarios y técnicos de la región, apoyen decididamente a nuestro Gobernador, sus voluntades y buenos deseos que tiene, no bastan porque en política y gestión no se gobierna con buenas voluntades y deseos esperanzadores. Amazonas no merece ser “probeta” de experimentos, y estos 100 días debieron servir para poner los cimientos y pilares de ese horizonte que tanto ansiamos los amazonenses: “aprovechando nuestras potencialidades, dejar de ser la región de los más pobres, más excluidos, de los desnutridos y anémicos, los menos competitivos, los más deforestados…los más olvidados”, a pesar de nuestras potencialidades.

Tenemos un reto en Amazonas, dejar de pertenecer y rotar en estas últimas décadas, como parte integrante del primer o segundo grupo de departamentos más pobres en el país. La brújula va por ahí señor Gobernador Oscar Altamirano, si es que queremos una región con esperanzas hacia nuestro Bicentenario.

Por: Elmer Torrejón Pizarro / Imagen referencial