Coronavirus una peste 5 veces más fácil de contagio

No es mi ánimo generar pánico, pero es bueno comunicarles lo que ya se vive en Europa con el Coronavirus, una peste 5 veces más fácil de contagio que una gripe común, de letalidad del 3.5% (y en aumento), que solo este fin de semana habría matado a 400 personas en Italia, y de toda edad. La cosa parece que se ha tornado grave, casi ya una pandemia.

Yo mismo pensé que esto se trataba de un simple tipo de virus gripal más, pero todo indica que no es así. Familia y amigos que trabajan o tienen contacto con el sector salud en Italia (En Salerno, Bérgamo y Milano) me describen una situación muy preocupante. Cuarentenas caseras, negocios cerrados en masa, mortandad creciente y medidas sanitarias de hierro.

Les comparto el testimonio de hace unos días del Dr. Daniele Macchini, médico del Hospital de Bérgamo, Italia. “Entendemos la necesidad de no generar pánico, pero es desolador observar que las personas no son conscientes de lo que estamos enfrentando. Desde la Segunda Guerra Mundial los hospitales nuestros hospitales no vieron tantos enfermos, tantos profesionales de la salud dejando la piel por ayudar a salvar vidas. Ya no somos solo “cardiólogos,”, “neumólogos”, “urólogos”, “ginecólogos”, en este momento TODOS somos enfermeros, todos somos barrenderos, todos desinfectamos, entubamos, ponemos anestesia. Nuestra lucha contra el reloj, contra la falta de insumos, de camas, de espacio, de esperanza, es titánica, pero no desfallecemos. Muchos ni siquiera descansamos porque cada día aparecen 20, 30, 40 casos más y todos presentan el mismo cuadro: “neumonía intersticial bilateral”, “respiración mecánica por neumonía grave”.

“Estamos luchando una guerra. Una guerra que no diferencia el día y la noche. Una guerra en donde las camas se desocupan rápidamente PERO NO POR LA RAZÓN POR LA CUAL TRABAJAMOS. Y cada día llegan más y más personas enfermas. Y mientras allá afuera hay gente que con absoluta arrogancia alega no temer a esta guerra, mientras allá afuera hay personas ignorando las advertencias y hasta protestando que sus “libertades han sido recortadas”, un desastre epidemiológico nos está poniendo de rodillas”.

“Los casos se multiplican día a día. 20, 30, 40. Todos por lo mismo. Nuestras salas de emergencias están colapsadas. Todas por la misma razón: dificultad e imposibilidad para respirar. Y trabajamos al límite, exhaustos. Los doctores hacemos la labor de las enfermeras. Las enfermeras nos toman la posta. No hay horarios, ya no se toma en cuenta a quién le toca qué área. Alguno de los nuestros YA ESTÁN INFECTADOS independientemente del cuidado y la protección que tenemos . Pero muchos allá afuera siguen protestando que por qué no pueden ir al cine, o a la ópera, o al teatro. A ustedes les digo: estamos cumpliendo con nuestro trabajo. Cumplimos con NUESTRA LABOR y objetivo de salvar vidas. Hagan ustedes también su parte. Colaboren. Compartan el mensaje: PREVENGAN. PREVENGAN para que esto no siga pasando no solo en Italia sino en todo el mundo. El pánico al pánico lo único que está causando es la incapacidad para enfrentar con RESPONSABILIDAD una guerra que ya está entre nosotros”.

Por: Fabricio Escajadillo (Periodista)